Estoy de acuerdo Jon, el martillo se puede utilizar para matar o crear una obra de arte, el uso de la herramienta es tan personal, como el ser que la utiliza.
Yo como docente o fotógrafo puedo aumentar mi flujo de trabajo y dedicar tiempo a lo realmente importante, disfrutar de la experiencia de vida creando.
Como docente tengo más tiempo para preparar la clase en vez de invertir tiempo en desarrollar la presentación para el refuerzo visual; y como fotógrafo puedo crear ambientes que con mis recursos seria imposible diseñar, lo que es cierto es que el miedo limita y contrae la creatividad.