La composición en fotografía de paisaje es crucial porque:

Guía la mirada del espectador a través de la imagen.
Crea equilibrio y armonía, dando estabilidad a la foto.
Añade profundidad, haciendo la escena más tridimensional.
Destaca puntos focales, manteniendo el interés.
Cuenta historias y evoca emociones mediante la estructura de los elementos.